Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 12 de abril de 2009

Button se lleva la caótica

La parrilla ya no mira al cielo de Sepang después de que la lluvia arruinara la mitad del GP de Malasia. Todos se quedaron atónitos al comprobar desde el 'pit-lane' que los comisarios decidían con la bandera roja acabar la carrera y dar por buenas las posiciones hasta la entrada del 'safety-car'. Con la pista encharcada y con el circuito al borde de la penumbra, la bandera a cuadros tuvo que ondear virtualmente.



La parrilla mira ahora mucho más lejos, hacia el tribunal que decidirá el 14 de abril si los difusores avanzados son legales o no. Porque da igual que llueva, diluvie, que Button haga cuatro paradas para cambiar de 'slicks' a intermedios y a lluvia extrema según se le antoje, que su BrawnGP sigue siendo inalcanzable. Marcó la vuelta rápida en seco con 1:36.641 y sólo el coche de seguridad impidió que se distanciara en mojado. La única esperanza de igualarlo es que declaren sus piezas ilegales.



Ganó la segunda prueba de la temporada. Pleno. Y ya se ha subido más veces al cajón que en toda su carrera anterior. Su superioridad es incontestable. El único consuelo para el resto es que por no haberse disputado el 75% de la prueba sólo se lleva 5 puntos por la victoria.



Sólo Heidfeld navegó mejor que él en Sepang en una carrera caótica. Con sólo una parada, con unos neumáticos de lluvia extrema bien gestionados y una remontada desde la décima plaza se hizo con el segundo lugar. Aún así el británico le quedó lejos rodando nueve segundos más rápido que él en el último giro válido. Inalcanzable.



Y la parrilla mientras, se sacude el chaparrón, y piensa ahora por qué la FIA permite esos horarios tardíos para Malasia, matutinos para Europa, y con precipitación casi asegurada. Al final es parte del 'show'.



Alonso, undécimo



"Cuando llovía mucho llevábamos los intermedios y cuando llovía poco los de extrema" se lamentó el asturiano. A punto estuvo de hacer la jugada maestra de no ser por que se salió en la curva siete, en Klia, cuando tenía que entrar en 'boxes' y rodando 20 segundos más rápido que Button. Era de los pocos que quedaban por cambiar neumáticos y tenía en su mano elegir bien y obtener una gran ventaja. Intermedios o extremos. Y acabó en el verde.



Perdió posiciones por momentos después de una gran salida donde se colocó tercero. Con mayor carga de gasolina montó un atasco monumental. Raikkonen cuando le pasó, le sacó 1.2 segundos antes de terminar la vuelta. Aguantó a base de coraje y KERS y peleó hasta caer en la undécima posición, sin puntos.



Peleó al límite con Glock, quien se tiró en todas las curvas hasta superarle. El alemán fue al límite después de perder su tercera posición de salida y remontar a la fuerza. Muy agresivo acabó completando el que ya es el segundo podio de su carrera y el mejor arranque para Toyota.


Esperpento de Ferrari


Quien se quedó sin podio y sin puntos de nuevo fue Ferrari después de un fin de semana para olvidar. Dos errores de estrategia, de elección de neumáticos, dejaron a sus pilotos vendidos. Primero con Massa en la clasificación, eliminado en la Q1 por reservar los blandos y luego con Raikkonen en carrera al que le pusieron neumáticos de lluvia extrema cuando sólo chispeaba. El finlandés 'se comió' las ruedas en dos vueltas, volvió a entrar para poner 'slicks' y volvió a entrar para poner los de lluvia. Órdago que le salió mal y que dejó la imagen de Kimi con bermudas y reponiendo fuerzas, al margen de la carrera, mientras el resto de pilotos todavía esperaban volver a correr tras el parón a falta de 25 vueltas para el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario