Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 12 de abril de 2009

Button se lleva la caótica

La parrilla ya no mira al cielo de Sepang después de que la lluvia arruinara la mitad del GP de Malasia. Todos se quedaron atónitos al comprobar desde el 'pit-lane' que los comisarios decidían con la bandera roja acabar la carrera y dar por buenas las posiciones hasta la entrada del 'safety-car'. Con la pista encharcada y con el circuito al borde de la penumbra, la bandera a cuadros tuvo que ondear virtualmente.



La parrilla mira ahora mucho más lejos, hacia el tribunal que decidirá el 14 de abril si los difusores avanzados son legales o no. Porque da igual que llueva, diluvie, que Button haga cuatro paradas para cambiar de 'slicks' a intermedios y a lluvia extrema según se le antoje, que su BrawnGP sigue siendo inalcanzable. Marcó la vuelta rápida en seco con 1:36.641 y sólo el coche de seguridad impidió que se distanciara en mojado. La única esperanza de igualarlo es que declaren sus piezas ilegales.



Ganó la segunda prueba de la temporada. Pleno. Y ya se ha subido más veces al cajón que en toda su carrera anterior. Su superioridad es incontestable. El único consuelo para el resto es que por no haberse disputado el 75% de la prueba sólo se lleva 5 puntos por la victoria.



Sólo Heidfeld navegó mejor que él en Sepang en una carrera caótica. Con sólo una parada, con unos neumáticos de lluvia extrema bien gestionados y una remontada desde la décima plaza se hizo con el segundo lugar. Aún así el británico le quedó lejos rodando nueve segundos más rápido que él en el último giro válido. Inalcanzable.



Y la parrilla mientras, se sacude el chaparrón, y piensa ahora por qué la FIA permite esos horarios tardíos para Malasia, matutinos para Europa, y con precipitación casi asegurada. Al final es parte del 'show'.



Alonso, undécimo



"Cuando llovía mucho llevábamos los intermedios y cuando llovía poco los de extrema" se lamentó el asturiano. A punto estuvo de hacer la jugada maestra de no ser por que se salió en la curva siete, en Klia, cuando tenía que entrar en 'boxes' y rodando 20 segundos más rápido que Button. Era de los pocos que quedaban por cambiar neumáticos y tenía en su mano elegir bien y obtener una gran ventaja. Intermedios o extremos. Y acabó en el verde.



Perdió posiciones por momentos después de una gran salida donde se colocó tercero. Con mayor carga de gasolina montó un atasco monumental. Raikkonen cuando le pasó, le sacó 1.2 segundos antes de terminar la vuelta. Aguantó a base de coraje y KERS y peleó hasta caer en la undécima posición, sin puntos.



Peleó al límite con Glock, quien se tiró en todas las curvas hasta superarle. El alemán fue al límite después de perder su tercera posición de salida y remontar a la fuerza. Muy agresivo acabó completando el que ya es el segundo podio de su carrera y el mejor arranque para Toyota.


Esperpento de Ferrari


Quien se quedó sin podio y sin puntos de nuevo fue Ferrari después de un fin de semana para olvidar. Dos errores de estrategia, de elección de neumáticos, dejaron a sus pilotos vendidos. Primero con Massa en la clasificación, eliminado en la Q1 por reservar los blandos y luego con Raikkonen en carrera al que le pusieron neumáticos de lluvia extrema cuando sólo chispeaba. El finlandés 'se comió' las ruedas en dos vueltas, volvió a entrar para poner 'slicks' y volvió a entrar para poner los de lluvia. Órdago que le salió mal y que dejó la imagen de Kimi con bermudas y reponiendo fuerzas, al margen de la carrera, mientras el resto de pilotos todavía esperaban volver a correr tras el parón a falta de 25 vueltas para el final.

miércoles, 1 de abril de 2009

Austrália09

Jenson Button se llevó un nuevo accidentado GP de Australia que acabó con el 'safety-car' en pista. Barrichello se benefició del último accidente entre Kubica y Vettel y acabó segundo logrando el doblete de BrawnGP. Alonso terminó quinto después de sumar un puesto más por la sanción a Trulli.
La aventura de Ross Brawn, la de apadrinar una escudería en vías de extinción, condenada a la desaparición sin éxitos y con dos pilotos veteranos que iban de camino a la cola del paro, recibió en su debut un premio sólo comparable al de su arriesgada apuesta. Victoria hegemónica con dominio en todo el fin de semana con doblete en la clasificación y en el podio. Desde 1977 no ganaba una escudería debutante.



Es el resultado del largo desarrollo de un monoplaza que comenzó 15 meses atrás, con absoluta dedicación, un estudio minucioso de la reglamentación aplicado a un diseño avanzado, con una aerodinámica, unos difusores únicos y motor Mercedes. La irrupción a un campeonato lejos del alcance de los que eran los más fuertes, Ferrari, McLaren. El nuevo orden de la F1.


Y no sólo por BrawnGP, sino por Toyota, que salió último y acabó con Trulli, que hoy cumplía 200 carreras, tercero en carrera, luego sancionado con 25 segundos por adelantar a Hamilton con el 'safety car' en pista, y con Glock por delante de Alonso. Y por Williams que, aunque un escalón más abajo que estos, también rindió en los entrenamientos previos y acabó con Rosberg con la vuelta rápida y en sexta posición.


Lo de Button no fue sólo un paseo, aunque venciera saliendo de la 'pole' en una carrera alocada, como ya es de costumbre en Australia. Aguantó los ataques de Vettel que acechó su liderazgo hasta el final. Carrerón del alemán que se acabó llevando por delante a Kubica cuando estaba en pleno declive por la degradación de sus neumáticos superblandos. Kubica, a tres vueltas del final, con duros, le adelantó y acabaron en la cuneta."Quizás tendría que haberle dejado pasar y quedarme con el tercer puesto, pero la vida es así". Barrichello se benefició de su accidente y entró segundo, recuperando la plaza que perdió en una pésima salida.



Alonso, satisfecho



A Alonso, el accidente final y la sanción de Trulli le valieron para acabar quinto. Una meritoria posición después de la lucha en carrera con Glock, que le acabó superando y con Rosberg, al que dejó atrás. "Podía haber sido mejor, ha sido una carrera un poco caótica. Tenemos que mejorar, pero tres (cuatro) puntos de cara al mundial no está mal" admitió al final.



No tuvo una buena salida a pesar de contar con el KERS, aunque se libró magistralmente de colisionar en la primera curva escapándose por la arena. A su compañero le fue mejor al principio, se colocó entre los diez primeros, pero un toque con Rosberg le dejó fuera. Sólo acabó un Renault, como en McLaren, donde Kovalainen se retiró en las primeras vueltas. Hamilton realizó una gran carrera y terminó en tercera posición, sin subir al podio, después de salir decimoctavo.


Su estrategia fue opuesta a la de Alonso con un 'stint' corto al principio, neumáticos blandos y corto de gasolina, mientras que el asturiano fue el segundo con más carburante de salida de la parrilla y dejó los blandos para las últimas vueltas. Mientras, en Ferrari, al igual que en 2008, no acabaron ninguno de los dos monoplazas. Raikkonen y Massa abandonaron por sendos problemas mecánicos.



La guerra mecánica que ha dado la vuelta a la parrilla, ese nuevo orden, seguirá la próxima semana en Malasia. Todos trabajan en la evolución del difusor, aunque ninguno estrenará ahí la pieza, puede que alguno se anime a probar el KERS, aunque de los que acabaron en los puntos sólo Hamilton y Alonso lo llevaron.