Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 1 de abril de 2009

Austrália09

Jenson Button se llevó un nuevo accidentado GP de Australia que acabó con el 'safety-car' en pista. Barrichello se benefició del último accidente entre Kubica y Vettel y acabó segundo logrando el doblete de BrawnGP. Alonso terminó quinto después de sumar un puesto más por la sanción a Trulli.
La aventura de Ross Brawn, la de apadrinar una escudería en vías de extinción, condenada a la desaparición sin éxitos y con dos pilotos veteranos que iban de camino a la cola del paro, recibió en su debut un premio sólo comparable al de su arriesgada apuesta. Victoria hegemónica con dominio en todo el fin de semana con doblete en la clasificación y en el podio. Desde 1977 no ganaba una escudería debutante.



Es el resultado del largo desarrollo de un monoplaza que comenzó 15 meses atrás, con absoluta dedicación, un estudio minucioso de la reglamentación aplicado a un diseño avanzado, con una aerodinámica, unos difusores únicos y motor Mercedes. La irrupción a un campeonato lejos del alcance de los que eran los más fuertes, Ferrari, McLaren. El nuevo orden de la F1.


Y no sólo por BrawnGP, sino por Toyota, que salió último y acabó con Trulli, que hoy cumplía 200 carreras, tercero en carrera, luego sancionado con 25 segundos por adelantar a Hamilton con el 'safety car' en pista, y con Glock por delante de Alonso. Y por Williams que, aunque un escalón más abajo que estos, también rindió en los entrenamientos previos y acabó con Rosberg con la vuelta rápida y en sexta posición.


Lo de Button no fue sólo un paseo, aunque venciera saliendo de la 'pole' en una carrera alocada, como ya es de costumbre en Australia. Aguantó los ataques de Vettel que acechó su liderazgo hasta el final. Carrerón del alemán que se acabó llevando por delante a Kubica cuando estaba en pleno declive por la degradación de sus neumáticos superblandos. Kubica, a tres vueltas del final, con duros, le adelantó y acabaron en la cuneta."Quizás tendría que haberle dejado pasar y quedarme con el tercer puesto, pero la vida es así". Barrichello se benefició de su accidente y entró segundo, recuperando la plaza que perdió en una pésima salida.



Alonso, satisfecho



A Alonso, el accidente final y la sanción de Trulli le valieron para acabar quinto. Una meritoria posición después de la lucha en carrera con Glock, que le acabó superando y con Rosberg, al que dejó atrás. "Podía haber sido mejor, ha sido una carrera un poco caótica. Tenemos que mejorar, pero tres (cuatro) puntos de cara al mundial no está mal" admitió al final.



No tuvo una buena salida a pesar de contar con el KERS, aunque se libró magistralmente de colisionar en la primera curva escapándose por la arena. A su compañero le fue mejor al principio, se colocó entre los diez primeros, pero un toque con Rosberg le dejó fuera. Sólo acabó un Renault, como en McLaren, donde Kovalainen se retiró en las primeras vueltas. Hamilton realizó una gran carrera y terminó en tercera posición, sin subir al podio, después de salir decimoctavo.


Su estrategia fue opuesta a la de Alonso con un 'stint' corto al principio, neumáticos blandos y corto de gasolina, mientras que el asturiano fue el segundo con más carburante de salida de la parrilla y dejó los blandos para las últimas vueltas. Mientras, en Ferrari, al igual que en 2008, no acabaron ninguno de los dos monoplazas. Raikkonen y Massa abandonaron por sendos problemas mecánicos.



La guerra mecánica que ha dado la vuelta a la parrilla, ese nuevo orden, seguirá la próxima semana en Malasia. Todos trabajan en la evolución del difusor, aunque ninguno estrenará ahí la pieza, puede que alguno se anime a probar el KERS, aunque de los que acabaron en los puntos sólo Hamilton y Alonso lo llevaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario